INICIOTratamientosOtoplastia, cirugía de orejas

Retocar tus orejas ganando discreción y naturalidad

orejas-cirugia-otoplastia-estetica
Las personas que nos preocupamos por nuestra imagen intentamos buscar la simetría en todos los lugares de nuestro cuerpo. En muchos casos una cirugía de orejas busca corregir esa simetría entre ambas orejas. En otros muchos casos la otoplastia busca acercar el pabellón auricular al cráneo debido a que las orejas tan separadas del cráneo afean su imagen, pudiendo llegar a provocar muchos complejos.

En otras ocasiones la persona desea rejuvenecer el lóbulo de su oreja o restaurarlo debido al desgaste o desgarro por el uso de pendientes o dilataciones. Aunque en otras ocasiones se busca una remodelación del pabellón auricular buscando una forma más natural o estética.

Las orejas, al igual que la nariz, considero, como especialista de la imagen y de la estética, que dicen mucho de nosotros y aportan muchísima personalidad a nuestro rostro. Son elementos llamativos y referentes en la composición general de nuestros rasgos faciales. Por eso cuando se trabaja estéticamente con las orejas hay que hacerlo con arte y estilo para conseguir una forma estética que equilibre y realce todos tus rasgos.

Sois vosotros quienes sabéis lo que os molesta. Porque puede ser que solo tengamos que tocar el polo superior, o tratar la oreja por completo. Se puede reducir el lóbulo auricular o no y a veces solo necesitamos operar un solo lado buscando simetría.
Como veis hay muchas posibilidades, yo os daré mi opinión, buscando la naturalidad, con un criterio estético.
Como para otras cirugías preciso de un estudio de preanestesia para comprobar que el estado de vuestra salud.
Se realiza en los quirófanos del Hospital Nisa Aljarafe, con una anestesia local que aplico mientras estáis bajo una sedación para no sentir nada.
Es una cirugía muy minuciosa y no es de las más cortas. La intervención suele durar un par de horas.
Se realiza una incisión detrás del pabellón auricular por donde accedemos para despegar bien toda la piel del cartílago auricular.
Tenemos que conseguir ablandar este cartílago mediante un rallado utilizando un instrumental similar a una lima y finalmente, la parte más artística, mediante una sutura muy fina vamos plegando el cartílago, para darle una nueva forma. 
Dependiendo donde esté el problema es la zona que trataremos. La mayoría de las veces en polo superior y medio. 
El lóbulo auricular hay que tratarlo en personas de más edad, ya que es uno de los signos del envejecimiento. Lo reducimos para buscar proporción con el resto de la oreja.
La herida la cierro con una sola sutura interna que no hace falta retirar,solamente cortar los extremos a los 15 dias.
Esta cirugía necesita un instrumental muy especifico y un hilo especialmente fino.
Para daros mayor calidad solicitamos una habitación donde descansar unas horas tras la intervención aunque no sería necesario ya que es una cirugía de carácter ambulatorio.
Siento deciros que es una de las cirugías más dolorosas. Sólo la primera noche y con la ventaja de responder muy bien con analgésicos usados habitualmente.
Tras unos días es muy llevadero porque estarán acorchadas hasta que vayan ablandándose poco a poco.
La primera revisión es al día siguiente para quitaros el vendaje y comprobar que no hay ningún signo de infección ni sangrado. Después será suficiente con una revisión semanal.
 

Más contenido que te va a interesar