INICIOTratamientosHimenoplastia, cirugía de reconstrucción del himen

Una decisión íntima y femenina que requiere del entendimiento sincero por parte del especialista

tratamientos-previo
A pesar de toda la publicidad que se está haciendo en torno a este tipo de cirugías, siento que una gran parte de vosotras no os sentís identificadas con las mujeres que lo hacen público en los medios. La mayoría buscáis intimidad y confianza.

Muchas mujeres, que me confiesan no haber hablado de su insatisfacción con su ginecólogo o con su pareja de toda la vida, acuden a mí en busca de un consejo íntimo y profesional pero de mujer a mujer. Hoy quiero animaros, a todas aquellas que todavía no habéis dado el paso, a que confiéis en mí, a que me preguntéis sin miedos y en confianza para poderos ofrecer un asesoramiento profesional y cercano, en ese registro femenino en el que solo nos entendemos entre nosotras.

Si la indicación quirúrgica está justificada por vuestros motivos y tiene una base anatómica, tiene un alto grado de satisfacción. Lo ideal es que vosotros consultéis lo que os preocupe y sea el cirujano el que realice la indicación, porque en ocasiones la solución no es el quirófano.
En caso de realizarlo de forma aislada es una cirugía de carácter ambulatorio. Los preparativos son mínimos. Al igual que las molestias y las revisiones postoperatorias.
Pero es habitual el tratamiento de forma conjunta a otra cirugía, debido a la pequeña agresión que supone. Se aprovecha la oportunidad del quirófano, por eso es tan importante una entrevista sincera en la consulta.
La realizamos en un quirófano, en las instalaciones del Hospital Nisa Aljarafe. Normalmente empleamos anestesia local con sedación debido a la sensibilidad de la zona.
Su duración es de media hora
Es muy sencilla. Se realiza la aproximación y sutura de los restos de la membrana que denominamos himen. El secreto de esta cirugía es la delicadeza con que debemos tratar los tejidos para diminuir el proceso inflamatorio, emplear una sutura que no precise ser retirada y varias recomendaciones que reduzcan las molestias.
No precisa ningún material específico.
No precisa. Podréis deambular sin problemas.
No es doloroso. Es una zona sensible pero almohadillando bien la zona es muy llevadero. 
Recomiendo evitar el coito durante tres semanas para que finalice el periodo de cicatrización.
Precisa muy pocas revisiones. Simplemente seguir la cicatrización de la herida.

Si tienes alguna duda o quieres comentar algo, hazlo aquí