Cirugía de orejas u otoplastia. Diagnóstico, problemas, tratamiento y resultados.

otoplastia

Definción, diagnóstico e indicaciones

Las orejas muy grandes, pequeñas o excesivamente despegadas, es uno de los complejos que más confiesan padecer personas de toda edad y condición social. Es no obstante una de las partes del rostro que más influyen en su estructura y equilibrio, cambiando la proporción general percibida al instante si es retocada de forma adecuada. Por experiencia en consulta sabemos que estos son complejos que suelen formarse desde bien pequeños con comentarios en la infancia o la adolescencia, en el patio del colegio o en reuniones de amigos. Marcan mucho y bajan la auto-estima frente al espejo de forma drástica esos insultos por tener “orejas de soplillo”. También por supuesto, hay casos de accidentes o lesiones graves que necesitan de la ayuda de la cirugía reconstructiva.

Lo que muchas personas desconocen, es que la Cirugía de Orejas u Otoplastía, es una técnica de quirófano sencilla y no excesivamente costosa que puede terminar de raíz con esa obsesión de mirar siempre al mismo lugar al ponernos frente al espejo. Básicamente la esta intervención se centra en solventar las desproporción, cualquiera que sea: destacar su presencia, plegarlas hacia atrás, cambiar su forma, su contorno, hacerlas más pequeñas o rejuvenecerlas.

Es una de las intervenciones que más se realiza en niños o adolescentes (edades poco avanzadas) debido a que el cartílago de la oreja es más maleable en pacientes que no han llegado a la edad adulta. Esto no quiere decir ni mucho menos que alguien de 30 o 40 años no pueda ser candidato a una intervención de este tipo…es simplemente que se dificulta algo el proceso pues la flexibilidad de los tejidos ya no es igual. La cirugía nunca debe realizarse antes de una madurez mínima de la zona, que suele ocurrir transcurridos los primeros seis o siete años de edad.

La primera consulta es siempre de toma de contacto: hay que hablar de los deseos del paciente pero también de los resultados realistas que el especialista prevé en base a todos los factores que entran en juego. Una vez más, nuestro lema de “naturalidad, que es para toda la vida” entra en juego. Hemos rechazado en consulta peticiones irreales o arriesgadas para la salud del paciente.

A diferencia de otras cirugías como la rinoplastia, en la que los pacientes suelen aludir a un modelo estético “quiero la nariz de Jeniffer Aniston o Monica Belucci” a la oreja de cambiar la forma de nuestras orejas, se busca más el no desentonar o el no llamar la atención que una forma concreta.

Sea como sea, hay que entender que no todo es posible: se debe estudiar con detenimiento y experiencia la anatomía de la hélix/antihélix, la zona denominada concha, la fosa triangular, el trago/antitrago, y otras partes de la oreja para saber como y hasta donde podemos esculpir. Por eso, como ya sabéis, la comunicación médico-paciente es de vital importancia (no nos cansaremos nunca de repetirlo). Los pacientes deberían huir siempre de un cirujano poco comunicativo, distante o frío, por muy reputado que este sea.

Las soluciones no quirúrgicas ¿funcionan?

Cuando se habla de otoplastia “sin cirugía” o “con hilos” hay que destacar que estamos hablando únicamente de la posibilidad de solventar un caso de “orejas despegadas” o “de soplillo”, no de cualquier otro caso en el que se precise otra transformación adicional. Es una forma rápida, directa y sencilla de plegar las orejas para que no sobresalgan mediante hilos, grapas, earfolds o apliques que se colocan empujando los cartílagos de la parte interior de la oreja.

Es una técnica sencilla de microcirugía con anestesia local, realizada de forma ambulatoria sin hospitalización, en apenas 20 minutos cada oreja y con buenos resultados para casos que no son demasiado prominentes. No deja cicatrices, molestias o dolores pues hablamos de pequeñas incisiones y no es necesaria la colocación de vendajes. Otra de las ventajas es el precio, que al no tener excesiva complicación se abarata mucho frente a las opciones quirúrgicas.

Casos en los que se desean un detalle o control más exhaustivo sobre el resultado, como una reducción de cartilo por ejemplo, deben pasar por quirófano como veremos en el siguiente punto.

¿Como es la cirugía de corrección orejas? ¿Qué resultado se obtiene?

Parece obvio decir esto, pero la Otoplastía debe ser realizada siempre en instalaciones que ofrezcan las máximas garantías sanitarias, profilácticas y de seguridad. A diferencia de otras cirugías menores relacionadas con la oreja, como es la lobuloplastia (intervención que se centra en el lóbulo exclusivamente, y que sirve para moldear esta zona o cerrar dilataciones o piercings) hablamos de una cirugía “de quirófano”. Ya en España es raro ver que una cirugía de oreja se realiza por personas que no están del todo cualificadas en sitios que no están acondicionados para ello, pero nos gustaría alertar a aquellos lectores que nos visitan desde Sudamerica, donde lamentablemente no es del todo raro verlo. Siempre os recordamos que estamos hablando de que podrían originarse daños muy serios para la salud.

Uno de los aspectos que ayudan a que esta cirugía se haya simplificado mucho en la última década es la anestesia, que como en la mayoría de los demás tratamientos que ofrecemos se aplica localmente con la ayuda de una sedación (sueño inducido por fármacos). Se acortan las estancias hospitalarias, el presupuesto y facilita mucho el proceso quirúrgico. Por regla general la duración total es de entre 1 y 2 horas, aunque hay casos más complejos que pueden alargarse más.

Casi el 100% de las veces se realiza la cirugía en las dos orejas, pues aunque sea una el objeto de la reconstrucción, la simetría y la naturalidad siempre deben ser uno de los factores a tener en cuenta. La incisión a través de la cual se hace el acceso principal se realiza en la unión posterior de la oreja y la cabeza, aprovechando el pliegue natural existente. Una vez que la incisión está realizada, ya dependiendo de los objetivos que se deseen (no todas las Otoplastías tienen la misma finalidad) y de la calidad o flexibilidad de los tejidos cartilaginosos del paciente, se decide remodelar, reseccionar, limar o suturar las diferentes partes de la oreja para alcanzar la forma idónea. Paralelamente en la misma operación se puede realizar también una lobuloplastia accesoria para dotar al conjunto de mayor armonía.

A mayor diferencia entre el estado previo y el objetivo final, más invasiva resultará la cirugía (con invasiva nos referimos por ejemplo a eliminar o reseccionar parte del cartílago). Pero como comentábamos al principio, hay líneas que no deben sobrepasarse: hay que buscar la durabilidad, estabilidad y seguridad del paciente en todo momento. Es por tanto algo que está al 100% en manos del cirujano. No escatiméis nunca tiempo ni dinero por buscar algo más cómodo, cercano a casa o barato. La experiencia, el cuidado por el detalle, la paciencia, el mimo, el cuidado y por supuesto el talento quirúrgico lo son todo en cualquier tratamiento de cirugía estética, y la Otoplastia no iba a ser menos.

El paciente puede marchar a casa en el mismo día, tras revisar en planta que todo ha ido correctamente. En el post-operatorio, los vendajes que os ponemos (y vamos recambiando) pueden ser retirados totalmente a los 2, 3 o 4 días. Hay material de apoyo, como bandas elásticas o ajustables que suelen llevarse por 10 días que ayudan a fijar el resultado. Dolor no suele aparecer nunca de forma excesiva, aunque si por supuesto existen molestias como al dormir con el roce de la almohada que se sobrellevan con analgésicos y anti-inflamatorios. Más allá, un poco de insensibilidad, algunos moratones o picor…entran dentro de lo normal.

Problemas comunes que pueden aparecer después de la intervención otoplastia y su solución

En general los riesgos son muy escasos, no es como en otro tipo de tratamientos que pueden incluir una amplia gama de problemas. En la Otoplastia son menos númerosos y poco probables.
Reacción adversa a la anestesia
Como en cualquier otro procedimiento quirúrgico puede presentarse esta complicación, pero con el fín de evitar esto se realizan pruebas pre-anestésicas que nos posibiliten ir a quirófano con toda tranquilidad
Coagulación de la sangre
En cualquier tipo de operación puede presentarse la posibilidad de que se forme un coágulo, pero aunque en la otoplastia es algo raro. Si no remite pasados unas semanas, acompaña inflamación o hemorragia de cierta intensidad lo ideal es contactar con tu médico.
Problemas de cicatrización
Puede presentarse una deficiente cicatrización ya sea en la piel o en los tejidos internos incluyendo el cartílago. Los problemas de cicatrización a menudo desembocan en la aparición de cicatrices más visibles por su forma o su color. Normalmente suele darse en personas que ya saben de antemano que su proceso de cicatrización no es del todo bueno.
Infección
Tanto la piel como el cartílago pueden infectarse en la fase del post-operatorio. Ciertamente es un riesgo muy bajo, porque cuidamos y protegemos mucho la zona intervenida. Si apareciera, simplemente se trata con antibióticos para controlarlo.
Apariencia artificial del resultado
Un mal resultado (orejas demasiado pegadas, demasiado separadas, asimétricas, deformes) suele ser o bien debido a una mala indicación/planificación de la cirugía en su fase inicial o a bien una mala ejecución final. Ciertamente, al ser una cirugía sin excesiva complejidad técnica, no suelen ser comunes las cirugías secundarias (cirugías de corrección sobre una primera cirugía que no ha salido bien), pero si es cierto que se nos ha presentado alguna vez pacientes descontentos con el resultado obtenido en otros centros. Tratamos con calma y cuidado el caso en profundidad para valorar lo sucedido y la idoneidad de una segunda intervención correctora que minimice o elimine los problemas causados una vez el paciente pueda pasar de nuevo por el proceso quirúrgico.
Cicatriz demasiado visible
Nuevamente es algo que se puede prevenir en las consultas previas, e indica que no se ha tenido en cuenta algún factor intrínseco de la anatomía o los tejidos del paciente.
Reaparición o recidivado
En otros casos la oreja vuelve con el tiempo a su posición inicial, probablemente porque en la intervención inicial no se han asegurado bien los puntos de sutura. Hay que volver a intervenir estudiando bien porqué ha sucedido.

otoplastia

Preguntas frecuentes sobre la otoplastia

  • ¿Hay algún riesgo de perder la audición después de la otoplastia?

No vamos a decir que es imposible, pero…casi que nos atreveríamos a afirmarlo. No hay de que preocuparse, el aparato auditivo interno (oido) no se ve puesto en riesgo en ningún momento.

  • ¿El vendaje es muy aparatoso? ¿Puedo salir a la calle con él?

Si lo que te preocupa es que los demás te vean con el vendaje, pues sinceramente, si se te notaría mientras los llevas en la calle. Es poco tiempo (entre 2 y 4 días dependiendo del caso) así que ciertamente no hay mucho lugar a que “todo el que te conozca” te vea con los vendajes (fundas, gasas, cubiertas, etc).

  • ¿Cuándo son retirados los puntos de sutura después de la cirugía?

Los puntos se van cayendo y disolviendo poco a poco, pero podemos generalizar que sobre los 7 días suelen estar ya casi todos.

  • ¿Quedan cicatrices después del procedimiento?

De la incisión hecha por la suele resultar una cicatriz que queda oculta en el pliegue de detrás de la oreja y que con el tiempo se irá tamizando e igualando con el resto de la piel.

  • ¿Me puedo bañar?

Pasada una semana tras la operación, el paciente se puede bañar sin problemas. De hecho la higiene y cuidados de la zona afectada previene la formación de posibles infecciones.

  • ¿Cuándo estaré capacitado para volver al colegio o al trabajo después de una Cirugía de Orejas (Otoplastía)? ¿Cuándo puedo volver a reanudar mis ejercicios?

Por regla general a las 24-36 horas ya se puede uno re-incorporar al trabajo, y en el caso de los niños solemos esperar una semana. Las actividades intensas que supongan un riesgo de contacto, deben esperar hasta las 4-6 semanas.

  • ¿Cubren los seguros (Sanitas, Adeslas, Mapfre, …) el precio de la Cirugía de Orejas? ¿Lo cubre la Seguridad Social?

Normalmente no, ya que hablamos de procedimientos quirúrgicos con fines estéticos, pero si hablamos de lesiones, accidentes o traumatismos, puede que alguno de cobertura parcial. Tampoco lo cubre la Seguridad Social, por razones similares.

  • ¿He oído que no es deseable hacerse esta intervención en verano?

Efectivamente, hay que tener cuidado con la insolación, que es mayor en esos meses. También hay que tener en cuenta que Invierno estamos más recogidos, sin tanta actividad social en el campo o en la playa…con menos movimiento en general. Yo siempre recomiendo hacerlo con cabeza y esperar a estos meses de más rutina y menos Sol.


Si tienes alguna duda o quieres comentar algo, hazlo aquí